El nuevo sistema informático desarrollado por el ministerio de Educación permitirá facilitar el reconocimiento oficial y la validez nacional de títulos universitarios.

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología presentó SIRVAT, un nuevo sistema informático de evaluación para el reconocimiento oficial y validez de títulos universitarios. Se trata de una plataforma que reemplazará al antiguo Sistema Informático de Planes de Estudio (SiPEs) y que permitirá actualizaciones en las carreras de manera mucho más rápida y eficiente, brindando una mayor flexibilidad curricular y autonomía para las universidades.

De la presentación que se realizó en el salón Alfredo Bravo del Palacio Sarmiento,  participó la vicerrectora de la UNSAdA, Mg. Silvina Sansarricq, junto a otras autoridades de universidades nacionales y privadas de la Argentina. La jornada incluyó un taller para trabajar los manuales de usuario y procedimiento en relación a la evaluación de carreras y titulaciones universitarias.

Este nuevo sistema brinda soporte a la reciente Resolución N°3432 que ahora habilita la incorporación de modificaciones en las carreras sin que esto repercuta en el reconocimiento y validez de sus títulos, agilizando los procesos.

Paulo Falcón, director de la Dirección Nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria (DNGyFU), explicó que “la antigua normativa confundía el concepto de título con el de carrera, por lo que si se hacía una modificación menor en ella, se exigía una nueva resolución que otorgue el reconocimiento y validez que el título ya tenía. Por eso, ahora con más de 14 mil ofertas académicas, necesitábamos un sistema más ágil”.

Además, esta resolución delega la aprobación de las modificaciones de las carreras en la DNGyFU, que antes exigía la firma del ministro de Educación. En tanto que los cambios menores como ubicación de materias, correlatividades, denominación de la asignatura, etc. sólo deberán ser informados y no necesitarán la aprobación ministerial.

El ministerio indica que con esta decisión se revertirá un histórico problema de excesiva demora en el proceso de reconocimiento oficial y validez nacional, que en ciertos casos duraba hasta más años que la propia carrera, llegando los estudiantes a su fecha de graduación con un título que aún no era oficial.

UNSAdA/Comunicación