• La iniciativa busca contribuir a la erradicación de la Infección por VIH, hepatitis B, sífilis y Chagas en comunidades de la Triple Frontera de Argentina-Bolivia-Paraguay.
  • La universidad desarrolló una plataforma informática para el relevamiento de datos.

(CABA).- Organismos de gobierno, universidades e instituciones públicas y privadas, se unen para llevar a cabo el Proyecto de Atención a la Salud Materno Infantil en la Triple Frontera del Chaco Salteño, una  iniciativa que busca fortalecer y complementar las capacidades sanitarias locales para contribuir a la eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH, sífilis, hepatitis B y la enfermedad de Chagas en la región de la triple frontera de Argentina-Bolivia-Paraguay.

La Universidad Nacional de San Antonio de Areco forma parte de la iniciativa, para la que desarrolló una plataforma informática destinada al relevamiento de datos por parte de los profesionales que intervienen.

El Proyecto prevé una duración de tres años y está destinado a mujeres embarazadas que habitan la región fronteriza integrada por Santa Victoria Este (Argentina), Crevaux y D’orbigni (Paraguay) y Pozo Hondo y San Agustín (Bolivia), que suma unos 23 mil pobladores. Se estima incorporar al proyecto unas 500 embarazadas por año y se incluirá atención de puérperas, hasta los 60 días posparto, y recién nacidos y lactantes hasta los 18 meses de vida, producto de aquellos embarazos en que se detectar en enfermedades de transmisión vertical.

Un equipo interdisciplinario integrado por ginecólogos-obstetras, bioquímicos, ecografistas,  pediatras, infectólogos y médicos de familia será el encargado de realizar seis intervenciones intensivas por año en cada una de las poblaciones y parajes del área de los tres países. La mismas incluyen: evaluación inicial, seguimiento, evaluación ecográfica y serológica de la embarazada y el recién nacido, y tratamiento y/o derivación en los casos que se requiera la atención de problemas que excedan las capacidades locales.

A través de la plataforma que desarrolló la UNSAdA, todas las acciones serán informatizadas por el equipo médico, en tiempo real, a través de dispositivos electrónicos. “Esto permitirá el relevamiento de los datos surgidos de los controles realizados en ubicaciones remotas que, una vez sincronizados, podrán ser accedidos por diferentes niveles de asistencia y coordinación de manera confidencial para su análisis”, explica el ingeniero Sebastian Mir, jefe del Departamento Técnico de la UNSAdA

La vicerrectora de la Universidad, Silvina Sansarricq, destacó que “la UNSAdA refuerza un vez más su compromiso con la sociedad a través del apoyo, en esta oportunidad, a políticas públicas de la salud. Entendemos que el sistema universitario debe interrelacionarse con instituciones del sector público y privado, con el objetivo de dar respuestas a problemáticas concretas, a través de la búsqueda conjunta de soluciones. Para una Universidad nueva, contribuir con el desarrollo de un proyecto de estas características, en una región tan lejana a nuestro territorio de influencia, no hubiera sido posible si ADESAR no nos hubiera convocado a participar en el mismo”.

El Proyecto es implementado en el marco de un acuerdo entre la Fundación Mundo Sano y la Asociación para el Desarrollo Sanitario Regional (ADESAR). Las acciones se desarrollarán de manera articulada con organismos de Salud Pública de los tres países.

Participan también del proyecto el Centro de Patología Regional Argentina y Medicina Tropical (Cempra-mt); Hospital de Infecciosas “Dr. Francisco Javier Muñiz”; Instituto Nacional de Parasitología Dr. Mario Fatala Chaben-ANLIS;  Instituto Universitario del Hospital Italiano; Departamento de Obstetricia y Ginecología, Residencia de Medicina Familiar y General, CEMIC; Laboratorio Domeq y Lafage, Hospital Alemán; Instituto de Investigaciones de Enfermedades Tropicales y Universidad Nacional de Salta.

UNSAdA/Comunicación