Se formalizó hoy, con la firma de la escritura, la donación del inmueble de Quetgles y Rivadavia. 

En el rectorado de la UNSAdA, firmaron el documento el rector, Dr. Jerónimo Ainchil, y el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona. Estuvieron presentes también autoridades de la Universidad y funcionarios el departamento ejecutivo municipal.  

Tras la firma del documento, que formaliza lo dispuesto por ordenanza del Concejo Deliberante, el rector Ainchil destacó la tradición educativa de San Antonio de Areco que incluye a todos los niveles y al que se sumó la Universidad, lo que va perfilando a la localidad también como una “ciudad universitaria”.

“La Educación es un Derecho Humano que debemos garantizar y que se construye entre todos. En cada lugar que nos toca debemos hacer lo posible y lo imposible. Tenemos presencia en cada vez más localidades, pero la UNSAdA nació, está establecida en San Antonio de Areco y es donde están acreditadas las carreras, lo que hará converger a miles de chicos hacia esta ciudad”, indicó el Dr. Ainchil.

El rector repasó también los planes de ampliación de esa sede, que va a seguir los lineamientos generales previstos inicialmente en el proyecto. “La ampliación tiene como objetivo principal la construcción y el montaje de laboratorios, necesarios para las carreras, nuevas aulas y refuncionalización del SUM para hacerlo más confortable”, agregó el Dr. Ainchil.

El intendente Durañona, por su parte, repasó la historia de la “manzana educativa” y las instituciones que fueron estableciéndose en la misma (la Escuela Técnica, el CUA y la Escuela Manuel Belgrano) y la importancia de la misma para el desarrollo de toda esa zona de San Antonio de Areco, “el nuevo centro” de la ciudad.

UNSAdA/Comunicación/02/08/19